miércoles, 29 de julio de 2009

Sobre "Piratas Culturales"


Leyendo Mundo Perverso comentan la siguiente nota del diario Clarín:

Los Piratas Culturales gente de cultura miope.

No quiero copiar toda la nota acá, me dan un poco de miedo, pero lean primero lo que dice en la página de Clarín y luego un pequeño análisis de ella:


Si quiere leerla acá está la nota.



El pequeño análisis:

Dice la nota:

"Pero es obvio que este populista partido busca ante todo el voto del ciudadano empeñado en descargarse contenidos gratis y en cantidades inusitadas. Como se puede leer en los foros dedicados al tema, la obsesión del votante pirata es conseguir "una cultura sin intermediarios". Pero ¿qué significa eso? Y, más concretamente: ¿dónde deja esto a los editores, los intermediarios por antonomasia?"

No es sólo cuestión de bajarse todo también está la cuestión de la privacidad.
Hoy en día en función de defender al copyright se está invadiendo la privacidad de los usuarios.

A veces lo que pasa es que se están cediendo derechos en pos del altar del copyright. Así nos quedamos sin nuestra privacidad para que algunos tengan su copyright, algo similar al famoso "acta patriótica" en que muchos estadounidenses cedieron sus derechos para luchar contra el terrorismo.

Fíjense lo que permite el Acta Patriótica de Bush:


El artículo 215 de la ley otorga poderes al FBI para pedirle a cualquier biblioteca o librería del país la lista de los libros que las personas solicitan o compran.

Fuente Midia Independente Brasil.


Ahora compárenlo con lo que hace Amazon . En un caso es por la lucha contra el terrorismo en otra por la defensa del copyright.

Si es por defender al copyright estaría bien investigar los discos rígidos de todas las máquinas para ver si hay algo que pueda tener derecho de autor, o que las bibliotecas paguen por prestar sus libros, todo sea por defender al derecho de autor.

Veamos como sigue el artículo de Clarín:

La autora se pregunta:

¿cómo sería un mundo sin intermediarios culturales?

No copio todo el artículo ya que me da algo de miedo....

Pero nadie está planteando que se acaben los intermediarios culturales, lo que se está planteando es que no persigan a quien descarga alguna música o película.

Muchas veces hay personas que descargan películas o música que no llega comercialmente, que es casi imposible conseguir o que es terriblemente caro.

No defiendo al tipo que se descarga al último Blockbuster, al último best seller al cd que salió ayer y las radios le dan máquina todo el día. Sino a aquello que es de muy difícil acceso.

Las empresas culturales retiran de circulación a obras valiosas, no mantienen un catálogo, muchas veces trabajan como si fuera una fábrica produciendo todos los días y sin mantener aquellos productos preciosos.

Si no existiera Internet muchas de esas películas, libros, músicas estarían irremediablemente perdidas...No es rentable para ellos.

Pocos son los que mantienen un catálogo decente.

En una entrada anterior en que el diario La Nación preguntaba como accedían a la música sus lectores algunos comentarios fueron:

  • hay tanta cumbia, reggeaton, latino.. que salgo espantado. También se están pareciendo cada vez más a los Blockbuster en el sentido en que si buscas algun album de hace 5 años o más "que no haya sido tan comercial" no está... aguante internet y la pluralidad de la musica!! YEAH!! :)

  • Otra detalle es que en las pocas disquerías que quedan no se encuentra lo que uno busca.

Acá está la encuesta.

O sea, muchas veces los intermediarios, las grabadoras, las editoriales, los estudios retiran del catálogo a productos valiosos y nos obligan a buscar otras alternativas.

Y además está la cuestión, ¿cuánto le llega al creador?...

Nadie está en contra del artista, los intermediarios se quedan con la parte del león y en ese altar se queman los derechos individuales de los internautas...

La alternativa que algunos plantean es el Canon Digital o sea que cada producto en que se pueda guardar algún archivo que tenga copyright pague una tasa que iría a una sociedad de gestión.

Ahí la injusticia es mayor ya que ese dinero se distribuye de manera poco clara y en España está generando muchísima bronca. Ven la página de No Al Canon para saber algo más.

Y en la parte final la autora se pregunta:

"Esos piratas que reivindican la "cultura sin intermediarios" ¿estarían dispuestos a invertir miles de horas buscando la perla rara, si ahora no están dispuestos ni a dejarse un euro para bajarse una canción o una foto?"

Uno podría preguntarse: ¿y ahora qué es lo que nos llega con los intermediarios?, muchos libros llegan con una terrible campaña de marketing atrás, lo mismo con las películas y los discos.

No sería tan raro que en Internet corra el boca a boca y en un sistema meritocrático que alguien nos diga:

-Mirá que buena esta película, este libro, este cd

Haga que uno tenga ganas de buscarlo, conseguirlo pagando por ello.

¿Cuántos intermediarios se equivocaron al evaluar a un artista?, y cuántos se siguen equivocando.

Y en definitiva nadie está en contra de los intermediarios, estamos en contra de que violen nuestra privacidad en el altar del copyright....Estamos en contra de que nos cobren precios abusivos, estamos en contra de que no exista prácticamente diversidad en productos culturales para acceder a ellos.

No es todo tan simple.





1 comentarios:

Edukator dijo...

Una anécdota:
A principios de los 70 existía un grupo de jazz-rock llamado Alma y Vida que era excelente.
La revista Pelo (que era algo así como el órgano oficioso del rock pero que hacía el marketing del no marketing) lo tildaba de"comercial" porque una vez tuvieron una discusión, seguramente comercial, con los editores de la revista que organizaban un festival.
Conclusión: Los Alma y Vida no tuvieron otra que actuar en programas pasatistas de televisión con lo que se confirmó su carácter "comercial".
No eran complacientes. Sus letras poéticas se reerían a temas tabú en la épcoa como por ejemplo EL Che Guevara.
Ahí tenemos la función de algunos intermediarios, si bien "alternativos" y "cool"

Publicar un comentario